LOS ULTIMOS TEMPLARIOS

Misterios medievales y de la cristiandad

Cronología De Las Cruzadas

Una breve descripción de las diferentes cruzadas, junto con las fechas y breve descripción de cada una.

Los secretos de los templarios y Galileo

Documentos recién hallados en el vaticano, exculpa a los caballeros del Temple

Templarios En America

Documental con la polémica e intrigante teoría de que los Caballeros Templarios habrían llegado al Nuevo Mundo.

¿Existieron Los Asesinos?

Una serie de asesinatos sembró el terror en el Medio Oriente, Nadie estaba a salvo de la Orden de los Asesinos, mejor conocida como Hashashin

Piratas y Templarios ¿Una alianza secreta?

Aunque no existe evidencia, algunos famosos historiadores afirman que existió una alianza entre Los Templarios y Piratas.

La música de los Templarios

En la Edad Media, la música tenía un acentuado carácter ritual. Las normas
dictadas por la tradición eran de obligado seguimiento por parte de los compositores,
quienes consideraban que su obra surgía gracias a la intervención directa de la
divinidad. Ellos sólo eran meros intermediarios de  la conciencia superior que los
inspiraba.  

Aunque apenas poseemos documentación fiable de la música con la que los
Templarios acompañaban sus ritos, sí contamos con datos que nos permitan realizar una
aproximación bastante fiable. Así por ejemplo sabemos que Bernardo de Claraval
escribió al respecto que: "El canto debe estar lleno de gravedad; que no sea ni mundano
ni demasiado rudo y pobre...; Que sea dulce, aunque sin liviandad; que, mientras agrada
al oído, conmueva al corazón; deberá aliviar la tristeza y calmar el espíritu irritado...". Y
en el apartado 15 de la primitiva regla templaria nos dice que: "... Ordenamos que tanto
los fuertes como los débiles, para evitar confusión y tumulto, en cuanto el salmo que es
llamado Venite, con el invitatorio y el himno hayan sido cantados, os sentéis y digáis
vuestras plegarias en silencio, suavemente y sin alzar la voz, para que el proclamador no
perturbe las plegarias de los otros hermanos". Y más adelante, en los apartados
dedicados al servicio religioso, hace alusión a los cantos que integran la misa, volviendo
a señalar que deben ser entonados con el debido acatamiento y respeto.

Durante los años en que los templarios desarrollaron su actividad, la música
conoció una auténtica revolución. Su artífice fue el benedictino Guido D´Arezzo (995-
1050) quien estableció definitivamente la notación  pautada y el nombre de las notas.
Sus aportaciones se encuentran recogidas en el Micrologus de disciplina artis musicae,
en este tratado D´Arezzo introduce la escritura sobre cuatro líneas que a finales del siglo
XII se convirtió en el pentagrama. Gracias al pentagrama fue posible conocer tanto la
duración, como la altura de cada sonido.

El espíritu comunal que se difundió por toda la cristiandad en forma de gremios,
corporaciones, fraternidades y órdenes, también influyó a la música. Así, a través de la
polifonía o grupo de diferentes líneas de canto que sonaban simultáneamente, los
artistas encontraron el vehículo ideal para expresar sus sentimientos. A la austeridad de
la melodía gregoriana, se añadieron los primitivos  cantos a dos voces denominados
organum, en los que el canto principal era acompañado, nota contra nota, por un tema
paralelo a distancia de quinta o de cuarta. La octava o distancia de ocho sonidos, era el
límite máximo entre las melodías. Inmersa en la octava musical se encontraban las siete
notas de la escala, que resumían perfectamente el ámbito del mundo conocido, del
universo y de la potencia divina. La octava se correspondía con el octógono, con el
círculo y con las ocho puntas de la estrella que representaba a la Orden.

En Tierra Santa, las masas de peregrinos cantaban emotivas melodías religiosas
en las que la importancia del texto era tan grande como la de los sonidos. Los jerarcas
templarios conocían bien todas estas circunstancias y saludaron con entusiasmo los
nuevos rumbos de la polifonía en los que la imitación cobraba especial relevancia. Los
diferentes temas se perseguían unos a otros produciendo un efecto fugado que se
relacionaba directamente con el de las arriesgadas perspectivas de los arcos ojivales y
con las enormes bóvedas preparadas para albergar a la masa de creyentes.

La belleza al servicio de la divinidad, la estrecha relación entre palabras y notas
musicales, la sobriedad y la profundidad del estilo, fueron sin duda algunas de las
características de la música que los Templarios interpretaron en sus cultos, todo ello sin
olvidar las canciones profanas, alegres y vigorosas, que entonaban con ánimo firme
mientras se dirigían a la protección de los Santos Lugares.

Las ordenes se creaban para ser destruidas


Cuando la Orden del Temple se hizo demasiado poderosa, pasó a convertirse en el ojo del huracán. Como fueron hábilmente utilizados por sus enemigos, sobre todo por el rey francés Felipe "el Hermoso", junto con un Papa cómplice, todos los Templarios terminaron por ser destruidos en uno de los muchos genocidios que han tenido el respaldo de la corona y de la Iglesia.
En el 1258 la Orden de San Juan fue destruida, bajo la acusación de abusos y presuntas traiciones. Y en 1307, le seguirían los Caballeros Teutónicos, a ser reprobados por el arzobispo de Riga; pero, en este caso se pudieron salvar la mayoría de los miembros. Se diría que las Ordenes de caballería eran creadas para ser destruidas, sobre todo cuando se comprobaba que habían crecido excesivamente y contaban, lo mas peligroso, con una autonomía propia.

Serie Templarios De History


"Templarios", la nueva serie documental del History Channel. Los episodios de esta serie nos contarán historias sobre las personas más ilustres de la Orden y sus andanzas por la Península Ibérica, donde se han grabado, a lo largo de múltiples parajes de España y Portugal, más de 150 horas de film que compondrán todos los capítulos.

Serie Los Templarios Episodio 1



Serie Los Templarios Episodio 2


Serie Los Templarios Episodio 3


Serie Los Templarios Episodio 4


Serie Los Templarios Episodio 5


Serie Los Templarios Episodio 6

Descubren un poblado medieval en la Rioja alavesa


La ermita de Santa Lucía, situada en Labastida (la Rioja alavesa) acoge un yacimiento arqueológico que ha sido descubierto por un grupo de investigaciónde la Universidad del País Vasco (UPV) y se trata del último testimonio conservado de un importante poblado medieval documentado desde el siglo XI.

La primera vez que se mencionó esta aldea, situada a orillas de Ebro, fue en un documento del año 1075 en el que el rey navarro Sancho IV donó la villa y la iglesia al monasterio de San Millán de la Cogolla, según ha informado la UPV.

Sin embargo, la excavación ha mostrado que el lugar estuvo ocupado con anterioridad. El testimonio más antiguo identificado pertenece a una tumba antropomorfa excavada en la roca fechable entre los siglos IX y X que está inacabada y podría formar parte de un cementerio más amplio, según piensan los investigadores.

Templo anterior al siglo XII
Ya en el siglo XII se construyó la iglesia de Santa María de Torrentejo aún conservada, que aparece mencionada a finales de este mismo siglo como un monasterio. Sin embargo, en el lugar hubo un templo anterior al que estaba vinculado el cementerio en el que reposaban vecinos de Torrentejo en el siglo XI.

Entonces el pueblo estaba sometido a un rígido dominio señorial tanto del propio monarca navarro, como de numerosos señores que poseían bienes en el lugar o el propio monasterio de San Millán de la Cogolla.

Probablemente Torrentejo se abandonó en la baja edad media, al igual que otros pueblos de la Rioja alavesa. Aunque al parecer en este caso el despoblamiento fue bastante precoz, en el siglo XIII.

Fue en ese momento cuando las principales localidades articuladas en torno a castillos de la Rioja alavesa, como es el caso de Labastida o Laguardia, logran agrupar en el interior de sus murallas la población del entorno rural.

Intensa vida de Torrentejo en los siglos XVII y XVIII
A diferencia de otros muchos poblados riojanos, Torrentejo tuvo una intensa vida en época renacentista y moderna.

La excavación ha mostrado la existencia de una importante serie de estructuras de carácter doméstico y productivo anexas a la ermita, que muestran que el lugar estuvo ocupado intensamente durante los siglos XVII y XVIII.

Se han hallado numerosas monedas, cerámicas, restos de comida así como un trébede, objeto que indicaría que en el lugar se fabricó cerámica y que revela actividad artesanal en el territorio desconocida hasta ahora.

Restauraciones del templo
A partir del siglo XVIII se llevaron a cabo varias rehabilitaciones y restauraciones del templo. Quizás una de las más significativas tuvo lugar en 1780-1781.

Es a partir de ese momento cuando la vieja ermita de Santa María o Nuestra Señora de Torrentejo empieza a denominarse Santa Lucía, nombre que ha mantenido hasta nuestros días.

Otra rehabilitación importante tuvo lugar en el año 1866 a manos de Saturnino López. Más recientemente el edificio ha sido modificado en 1981-1982 y en el año 2010.

Usos agrarios históricos
La excavación también ha indagado en el entorno de la ermita y en las laderas próximas al edificio se han hallado toda una serie de terrazas de uso agrario de gran antigüedad que permiten analizar algunas de las principales transformaciones de los paisajes culturales de este territorio.

En cinco de ellas se ha podido observar la existencia de varias fases de construcción que permitirán determinar cuándo se produjo el tránsito del cultivo de cereal y otros cultivos a la extensión del monocultivo de la vid.

Esta intervención es muy relevante en el marco de la reciente declaración como Bien Cultural por parte del Gobierno Vasco del Paisaje Cultural del Vino y el Viñedo de la Rioja Alavesa, puesto que permitirá por primera vez en este territorio historiar el proceso de creación de estos paisajes culturales.

Fuentes:http://www.rtve.es/