Prueban una receta medieval de mil años capaz de matar superbacterias

La SARM no es una bacteria cualquiera. Se trata de una cepa del Staphylococcus aureus que se ha vuelto resistente a varios antibióticos modernos. En la Universidad de Nottingham han encontrado un remedio totalmente inesperado para esta superbacteria. Se trata de una receta milenaria recogida más tarde en un incunable del siglo XVII.

La SARM es una bacteria capaz de producir infecciones cutáneas muy persistentes como abcesos o llagas. No es letal por sí misma si el individuo está sano, pero puede ocasionar muchas complicaciones si llega a infectar heridas profundas.

La receta aparece en un tomo de medicina tradicional titulado Bald's Leechbook que se conserva en la Biblioteca Británica de Londres. Los ingredientes y preparación de la receta suenan completamente pintorescos hoy en día:

...Toma puerro y ajo a partes iguales y machácalos hasta que queden bien mezclados. Añade vino y bilis de buey a la mezcla. Deja reposar nueve días en un cuenco de bronce...

Pese a que casi parece el conjuro de un libro de hechicería, lo microbiólogos de la Universidad de Nottingham Freya Harrison y Steve Diggle sabían que algunos de estos componentes tienen conocidas funciones antibacterianas. Harrison y su equipo decidieron darle una oportunidad a la receta. No fue sencillo. Algunos de los ingredientes, como el ajo o el puerro, no son exactamente iguales hoy en día que en la edad media. La bilis purificada, en cambio, es un activo frecuentemente utilizado en medicina. En cuanto al cuenco, es muy complicado esterilizar correctamente un recipiente de bronce, así que decidieron introducir pequeñas partículas de ese elemento en un recipiente de cristal de laboratorio.

Nueve días después, los investigadores probaron el ungüento al que han definido como "una mucosidad de aspecto y olor repugnantes" y descubrieron que es letal contra una bacteria a la que ya no mataba ni la penicilina ni la meticilina. Su efectividad es equivalente a la de la vancomicina, uno de los pocos remedios actuales efectivos contra la SARM. La doctora Harrison y su equipo han probado su eficacia tanto en un cultivo de laboratorio como en ratones infectados con la bacteria.

No es la primera vez que tratan de replicar el remedio del Bald's Leechbook, pero hasta ahora no lo habían logrado. Parece que es crucial seguir las instrucciones al pie de la letra, especialmente en lo que se refiere a la maduración en bronce durante nueve días. Ahora los investigadores de Nottingham están tratando de descubrir cuál es el proceso que hace que varios ingredientes sin propiedades antibacterianas realmente espectaculares se conviertan en un remedio tan eficaz.
[Fuente: New Scientist]

El Asedio de Ascalón

El Asedio de Ascalón tuvo lugar en 1153, consiguiendo el reino cruzado de Jerusalén conquistar la fortaleza fatimida de Ascalón.

Ascalón era la más poderosa de las fortalezas fronterizas del Egipto fatimida. En 1099 tuvo lugar a las afueras de la ciudad la Batalla de Ascalón, que junto a la Caída de Jerusalén pusieron final a la Primera Cruzada. A pesar de la victoria de los cruzados, la fortaleza siguió en manos fatimidas debido a las disputas internas entre Godofredo de Bouillón y Raimundo IV de Tolosa. Desde allí, los fatimidas organizaban incursiones anuales contra el reino de Jerusalén, que desestabilizaban continuamente la frontera sur del reino cruzado.

Tras el fracaso de la Segunda Cruzada en 1148, Conrado III rey de germanos trató de sitiar la fortaleza, pero tuvo que retirarse al no recibir ningún apoyo ni de Jerusalén ni de los otros cruzados. Mientras tanto, Nur al-Din estaba uniendo los territorios al este y al norte de Jerusalén, gobernando tanto Mosul como Alepo, y su influencia se hacía sentir incluso en Damasco. En 1149 Nur al-Din derrotó al Principado de Antioquía en la Batalla de Inab, pero fue incapaz de conquistar todo el territorio de Antioquía. Tampoco fue capaz de penetrar en el Reino de Jerusalén, aunque si lo aisló por el norte y el este. Con un gobernante tan fuerte como Nur al-Din, el Reino de Jerusalén sólo podía intentar expandirse hacia el sur, contra Egipto.

En 1150, Balduino III de Jerusalén reconstruyó la ciudad en ruinas de Gaza, cuya defensa fue confiada a los Caballeros Templarios para intentar controlar las continuas incursiones desde Ascalón, a unas 10 millas al noreste. Desde la creación del Reino de Jerusalén se habían estado construyendo otras fortalezas para protegerse de los ataques desde Ascalón. El Castillo de Ibelín (Yibneh) estaba a 20 millas al noreste de Ascalón, cerca de la costa, el Castillo de Blanche Garde (Tell es safi) estaba a 15 millas al este noreste, el Castillo de Gibelin (Bait Jibrin) estaba a 19 millas al este, y el Castillo de Montgisard estaba a 28 millas al noreste, cerca de Ramla.

Sin embargo, Jerusalén fue azotada por la guerra civil antes de poder planear su expansión. Balduino III era el heredero legal del reino, pero su madre la reina Melisenda de Jerusalén había estado gobernando como regente desde 1143. En 1152 Balduino III reclamó el control total del reino, consiguiéndolo después de varias escaramuzas. Además ese mismo año tuvo que hacer frente con éxito a una invasión turca del reino.

Asedio de Ascalón
Animado por sus victorias, en 1153 Balduino III decidió conquistar Ascalón. Marchó hacia la fortaleza con el ejército entero de Jerusalén, comenzando en enero con la destrucción de las plantaciones cercanas a la fortaleza. A la cabeza del ejército marchaba el Patriarca Fulco de Jerusalén portando la reliquia de la Santa Cruz, junto al maestre del Hospital Raymond du Puy, al maestre del Temple Bernardo de Tremelay, y los grandes nobles del reino como Hugo de Ibelín, Felipe de Milly, Hunfredo II de Torón y Reinaldo de Châtillon. El asedio se efectuó tanto por tierra como por mar, con una flota comandada por Gerardo de Grenier Señor de Sidón. También se unieron a ellos un numeroso grupo de peregrinos que iban camino a Jerusalén.

Se construyeron torres de asedio, y hubo escaramuzas durante cinco meses con derrotas y victorias en ambos bandos. Ascalón parecía inexpugnable, y detrás de sus puertas y muros prácticamente estaban el doble de defensores que de atacantes había fuera, además de contar con suficientes suministros como para aguantar el asedio durante años. En mayo la flota egipcia llegó hasta la ciudad reabasteciéndola, la pequeña flota de Gerardo de Sidón poco pudo hacer para detenerlos. Sin embargo en agosto se produjo un revés para los defensores de Ascalón al intentar incendiar una torre de asedio de los Cruzados. El viento propagó el fuego contra la ciudad, destruyéndose parte de la muralla.

Según Guillermo de Tiro, los Caballeros Templarios penetraron por la brecha antes de que Balduino III tuviera conocimiento del suceso, mientras que el Maestre del Temple, Bernardo de Tremelay, trataba de impedir que otros cruzados les siguieran al interior para evitar compartir el botín con el rey. Bernardo y cerca de cuarenta Templarios fueron reducidos y asesinados por la guarnición egipcia. Sus cuerpos fueron colgados de las murallas y sus cabezas enviadas al Sultán.

Un cronista de Damasco presenta una versión diferente del acontecimiento, mencionado el suceso de la brecha en el muro como el comienzo de la caída de la ciudad, aunque no hace ninguna mención al incidente con los Templarios. La crónica de Guillermo de Tiro es bastante discutible debido al odio que sentía hacia el Temple, y a la reacción desmesurada que en Europa produjeron estos acontecimientos. Lo que es indiscutible es que Bernardo de Tremelay murió durante el asedio.

La fatiga se apoderó de los Cruzados y muchos plantearon la posibilidad de abandonar el asedio. Sin embargo, tanto los Hospitalarios como el Patriarca convencieron al rey de la pronta caída de la ciudad. Tres días después un asalto consiguió forzar una de las entradas de la ciudad. El 19 de agosto los Cruzados tomaron la ciudad, rindiéndose la ciudadela tres días después. No hubo represalias contra la población civil, que mayoritariamente se embarcó hacia Egipto.

Consecuencias
Aunque en principio Ascalón dependía del obispo de Belén, la diócesis fue entregada directamente al Patriarca de Jerusalén. La mezquita de la ciudad se convirtió en una iglesia, y la ciudad pasó a formar parte del Condado de Jaffa que fue entregado al hermano de Balduino III, Amalarico. El doble Condado de Jaffa y Ascalón llegaría a ser el señorío Cruzado más importante del Reino de Jerusalén, a veces gobernado por un poderoso noble y otras bajo control directo del rey.

La caída de Ascalón contribuyó a la caída del Califato Fatimí en Egipto. Amalarico sucedió a su hermano como Rey de Jerusalén en 1162, y organizó durante los años 1160 numerosas campañas desde Ascalón contra Egipto. Estas cruzadas contra Egipto fracasaron ya que Amalarico no pudo hacerse con el control del país. Irónicamente, condujeron a la unificación de Egipto y Siria bajo el mando de Saladino, que finalmente conquistó el Reino de Jerusalén en 1187.

Fuentes:
The Damascus Chronicle of the Crusaders, extracted and translated from the Chronicle of Ibn al-Qalanisi. Editado y traducido al inglés por H. A. R. Gibb. Londres, 1932
Nobly Born: An Illustrated History of the Knights Templar
Wikipedia

La organización y la jerarquía de la Orden del Temple

La organización, el funcionamiento y la estructura jerárquica de la Orden se presentan en detalle en la Regla y en los retiros iniciales, los artículos añadidos a la existencia de la Orden, muchos de los cuales son obra de Bertrand de Blanchefort .
Territorialmente, la Orden del Temple fue dividida en varias provincias cuyo número ha fluctuado a lo largo de los años. En general, la literatura considera 21 provincias de la Orden:

Francia, Poitou, Auvergne, Provenza, Borgoña
Portugal, Castilla, Aragón, Valencia
Sicilia y Puglia, Roma, Toscana y Lombardía
Inglaterra, Alemania, Hungría, Polonia y la República Checa
Jerusalén, Trípoli, Antioquía, Chipre, Armenia Menor

La jerarquía de la Orden consistió en:
  • Gran Maestre: El Gran Maestre era la autoridad suprema de la Orden del Temple y solamente estaba sometido a la autoridad del Papa. Varios grandes maestros murieron en la batalla, lo que demuestra que la situación era mucho más que de carácter administrativo. Si bien cada país tenía su propio Maestre, el Gran Maestre estaba por encima de cada uno de ellos. Además de supervisar las operaciones militares, el Gran Maestre también fue responsable de las relaciones comerciales de la Orden.
  • El Senescal: La mano derecha de el Gran Maestre en términos modernos sería similar a un vicepresidente de una corporación. Su función básica es reemplazarlo cuando está ausente. 
  • El mariscal del Convento del Templo: Es el jefe militar de la Orden . En el campo, incluso el maestro de la Orden deben cumplir con las decisiones de la Mariscal del Convento. También es responsable de la custodia de portaestandarte Baussant. También asegura que los hermanos de la Orden tienen su equipo de combate en buenas condiciones. 
  • Los comandantes de las Tierras: Jerusalén, Antioquía y Trípoli : Estos comandantes fueron los responsables de todas las casas templarias, castillos y granjas en su jurisdicción. El séquito personal de los Comandantes consistió en dos escuderos, dos soldados de infantería, un sargento, un diácono y un escriba sarraceno. Como otros, el comandante tenía cuatro caballos a su mando, así como un palafrén (equitación).
  • Hermano Draper (Pañero): Es responsable de parte de la logística de todos los hermanos de la Orden . Para él, tener la obligación de proporcionar ropa, piezas de ropa de cama, zapatos ... todos los hermanos de la Orden . Fue él quien lleva el vestido secular de un nuevo hermano y prepara el vestido y el abrigo de la ceremonia hábito. 
  • Caballeros Comandantes  Propiedades: eran simplemente responsables de su casa, es decir, comandante, fortaleza, casal, .... Eran responsables de todo el Comandante de la Tierra o de la Provincia. 
  • El comandante de los Caballeros: Hay varios comandantes de caballeros. En realidad, son los lugartenientes del mariscal del Convento. Uno de ellos, bajo el mando directo del Comandante de la Ciudad de Jerusalén, Los  Comandantes de los Caballeros controlan el término laico utilizado en la Orden . 
  • Turcoplero: Él responsable de la caballería de los civiles (Turcopolos o tropas nativas), es decir, los habitantes de la Tierra Santa que se alistaron en la Orden , que se utiliza normalmente como caballería ligera y exploradores. 
  • El Asistente Mariscal: Como su nombre lo indica, está bajo el mando del mariscal del Convento. Es el que guarda el confalón doblado hasta el comienzo de la batalla.
  • Escudero: Controla los escuderos. En el campo, que mantiene una reserva de escuderos armados con escudos y lanzas.
  • El Comandante de la Bóveda Acre: Este es un tesorero especial. Fue él quien administra todos los bienes de la Orden que se desembarcados de buques a la llegada en el puerto de Acre. 
Fuentes:
"Los Templarios y el Reglamento de la Orden del Temple;
  Laurent Daillez; Ediciones Pierre Belfond 1972

Las referencias históricas de Game of Thrones

Dicen que la realidad supera a la ficción, pero puede que si eso fuera cierto nadie produjera ficción, ¿para qué? Sin embargo, uno de los relatos con más éxito de los últimos tiempos bebe de fuentes históricas. La Canción de Hielo y Fuego de George R. R. Martin (popularizada gracias a la serie de HBO) consigue gran parte de su inspiración de hechos y personajes históricos. El propio autor lo ha reconocido. Y aquí están la mayor parte de ellos.

La Guerra de las dos Rosas
Es la referencia más conocida y reconocida por R. R. Martin. La guerra que se desata entre los Stark y los Lannister es el conflicto que enfrentó a los York y los Lancaster en la Inglaterra de 1455. Tan inspirado está en esta guerra civil que comentar demasiado sobre este tema podría llevar a revelar partes importantes de la trama. La Guerra de las dos Rosas se bautizó así porque las dos casas inglesas llevaban esta flor en sus escudos. El caso es que hasta comparte el color de los estandartes: el rojo de Los Lannister-Lancaster y el blanco de los Stark-York.

Arriba, las rosas de los York (blanca) y los Lancaster (roja). Abajo, los emblemas de lo Stark y los Lannister cuyos colores coinciden con las casas nobles.Arriba, las rosas de los York (blanca) y los Lancaster (roja). Abajo, los emblemas de lo Stark y los Lannister cuyos colores coinciden con las casas nobles.Arriba, las rosas de los York (blanca) y los Lancaster (roja). Abajo, los emblemas de lo Stark y los Lannister cuyos colores coinciden con las casas nobles.

Arriba, las rosas de los York (blanca) y los Lancaster (roja). Abajo, los emblemas de lo Stark y los Lannister cuyos colores coinciden con las casas nobles.
El final de esta guerra en la Inglaterra medieval hizo que se debilitara a la nobleza feudal mientras que el Rey centralizado y único ganó poder, dando paso así al Renacimiento.

Daenerys es Anastasia Romanov
La pequeña de los Targaryen es, como la pequeña de los Romanov. Tuvo dos hermanos mayores que fallecieron y dejaron a la última en la línea de sucesión como única superviviente de la masacre a la que fue sometida su familia y, por lo tanto, ambas son herederas legítimas al trono. No acaban ahí los paralelismos: ambas escaparon de sus países de origen y las dos vivieron ocultas en el exilio durante años. En la versión ‘bonita’, claro.

Renly y Loras
Uno de los aspectos más polémicos y comentados de la serie fue la evidencia de la relación romántica entre el más joven de los Targaryen y el hermano menor de los Tyrel, pero lo cierto es que existen hechos históricos que avalan a R. R. Martin en este tema. En concreto, la inspiración procede de la ‘amistad’ de Eduardo II de Inglaterra, primero príncipe y después rey con Piers Gaveston, caballero guerrero y más tarde primer conde de Cornualles. No es solo que esté más que documentada su compañía física (pasaban mucho tiempo juntos) sino que además lo colmó de títulos y riquezas hasta lo nombró regente.

Si se baja al detalle, los hay inquietantes: El rey y su fiel servidor huyeron juntos de Newcastle cuando los Lancaster atacaron la ciudad en 1312. Del mismo modo lo hicieron los de la ficción que abandonaron de manera furtiva Desembarco del Rey cuando los Lannister se hicieron definitivamente con el control de la corona. El famoso torneo de la Mano en Juego de Tronos y sus correspondientes torneos en la realidad para celebrar la coronación de la esposa de Eduardo en los que Gaveston llegó vestido con los colores reales y Eduardo escandalizó a la corte y a su familia política por hacer más caso a su caballero que a su esposa. Otros detalles son el éxito de Galveston en las justas, a imagen y semejanza Loras. Además, esta celebración tuvo lugar en un pueblo inglés llamado Kings Langley, de nombre muy parecido a King’s Landing (Desembarco del Rey en inglés). Martin no ha admitido ni desmentido la inspiración en ese enclave para bautizar a la capital de los Siete Reinos pero hace un par de años HBO llevó hasta allí un acto promocional para el que la localidad cambió de nombre.

Joffrey es Alfonso XIII
La verdad es que la historia está plagada de reyes niños caprichosos, déspotas, crueles y un poco psicópatas, así que Joffrey se podría asimilar con varios de ellos. Enrique III es uno de esos que encierran los suficientes paralelismos como para colar como inspiración histórica. Gobernó en el siglo XIII, ascendió al trono con nueve años y lo hizo en el contexto de la primera guerra de los Barones, un enfrentamiento entre casas nobles en el que su padre murió de disentería. Para la historia ha quedado su fuerte espiritualidad, su mal gobierno y su inclinación al derroche. Fue el abuelo de Eduardo II. La muerte de Joffrey, en su Boda Púrpura puede recordar a otro hecho histórico, el asesinato de Eustaquio IV de Blois, hijo —aunque adulto—de Esteban de Inglaterra. Este último punto ha sido confirmado por Martin, que ha reconocido la inspiración.
Pero para los españoles y para George R. R. Martin, norteamericano, Joffrey puede estar marcado por una figura histórica muy cercana: la de Alfonso XIII. Coronado desde su nacimiento, con su madre

María Cristina como regente y con el gobierno de Práxedes Mateo Sagasta, España y EEUU libraron la Guerra de Cuba en 1868. En América se veía con estupor como un niño podía ser rey. Sus mentes republicanas no lo asimilaban y la propaganda se cebó con él. Lo calificaban como cruel, de métodos medievales, contrario a la civilización y otras lindezas. Pero no queda ahí la cosa porque los paralelismos empiezan con las vidas de sus progenitores. Alfonso XII era un adúltero irredento, dejó un reguero de hijos ilegítimos allí donde ponía un pie y se dice que María Cristina vivió su muerte con alivio, del mismo modo que lo hace Cersei con Robert.
Joffrey, en la serie, asaetea a una prostituta como parte de su particular juego sexual. Alfonso XIII tiene el honor de ser el rey que impulsó la industria pornográfica en España. Por último, una referencia cruzada. Se dice de Alfonso XII (padre de Alfonso XIII) que no era hijo de su padre ‘oficial’, Francisco de Asís y Borbón ya que éste era homosexual, por lo tanto, Alfonso XII realmente sería hijo del amante de su madre, Isabel II.

Su señor padre, Robert Baratheon, también tiene otro rey ‘inspirador’ español. Uno de los mayores exponentes políticos del Siglo de Oro, Felipe IV es su ‘alter ego’ en la historia. Ambos reyes, el de ficción y el de la realidad llegaron al trono cubiertos de entusiasmo y de esperanza y los dos dejan de reinar muy pronto: Robert delega en Jon Arryn y Felipe IV en el Conde Duque de Olivares para dedicarse a los pequeños placeres de la vida: fornicar, comer y cazar. Los dos dejaron hijos bastardos por todas partes. Si lo de Robert parece exagerado se dice que Felipe IV llegó a tener más de cien hijos ilegítimos. Tanto el rey de Poniente como el de España perdieron a sus hijos primogénitos. Robert no sabe que los hijos de Cersei no son suyos y así muere. Sin embargo, Felipe IV tuvo que casarse con su prima cuando tenía ya más de 40 años y concebir a toda prisa para proporcionar un heredero.

Incestos ‘made-in’ Targaryen
Los Targaryen se casan y mantienen relaciones para mantener la pureza de su familia. Algo así como lo hacía la antigua dinastía ptolemaica en el Egipto de los faraones. Los dos son linajes antiguos y preocupados por su origen divino y su herencia. Es más, los ptolomeos provenían de Grecia y, por lo tanto, eran una familia extranjera, como lo son los Targaryen, procedentes de la antigua Valyria pero reinantes en Poniente. Su desalojo del trono fue el mismo: los expulsaron sus antiguos socios, ante la imposibilidad de entrar en el juego de tronos al casarse entre ellos.

Cersei y Jaime
Es una de las referencias más claras de la historia. El incesto de los mellizos Lannister tiene una clara correspondencia entre César y Lucrecia Borgia hasta el punto de que el marido de ésta les acusó de incesto. Además, el padre de Lucrecia, como hace Tywin con Cersei, le concierta varios matrimonios de conveniencia para mantener el poder.
Y sí, Tywin Lannister, la Mano del Rey, sería Rodrigo Borgia, (nombrado Papa Alejandro VI), se convirtió en la Mano del Rey. A Lucrecia y César se les atribuyó un hijo conjunto, en el caso de Jaime y Cersei serían tres. Por otra parte, las dos parejas comparten la existencia de un hermano pequeño despreciado y humillado por sus padres. Rodrigo Borgia llegó a encerrar a Jofré Borgia en el Castillo del Ángel en Roma, aunque contaba con la amistad de su hermana Lucrecia. En Juego de Tronos es Jaime quien apoya a Tyrion. En la realidad todo esto ocurrió durante las guerras italianas —que empezaron en el sur de Europa en 1494, diez años después del final de las de las Dos Rosas— y la prueba que riza el rizo es la pronunciación, en inglés, de César y Cersei.
Otras referencias son el matrimonio entre Robert y Cersei que correspondería al enlace entre Enrique IV y Margarita de Anjou.

Aegon I 'El Conquistador' y Guillermo I 'El Conquistador'
Qué decir cuando hasta los apodos son el mismo. Los paralelismos entre estos dos personajes son evidentes. Los dos tienen su origen en países extranjeros y se presentan en otro país para comenzar su conquista por medio de la guerra y gracias a su gran poder militar. En el caso de Aegon, además, cuenta con dragones. En Poniente consigue unificar los Siete Reinos después de vencer a Harren el Negro, representante de la Edad Media más profunda. Guillermo II de Normandía, después Guillermo I de Inglaterra, era eso, normando, conquistó Inglaterra al Rey Harold II, el último rey sajón, fallecido en la batalla de Hastings defendiendo su reino tal y como lo hizo Harren.

La Julia Maesa de Altojardín y los Tyrrel con dos erres
Una de las familias más poderosas de Poniente son los Tyrell de Altojardín. Su figura más destacad, es Olenna Tyrell, la abuela de Margaery y auténtica jefa de su casa. Podría pasar perfectamente por la ‘mama’ italiana, o más bien por ‘nonna’. A pesar de la similitud en el apellido, de Tyrel con una erre a Tyrrel con dos, estos últimos fueron una familia cuyo último cabeza de familia, James Tyrrell, sirvió al Rey Ricardo III, el último York en el trono antes de los Tudor.

Pero no, los Tyrel no son los Tyrrel. Tienen más en común con los propios Tudor y sobre todo, con una dinastía de la antigua Roma: Los Severos. Esta referencia es particularmente clara en el caso de la matriarca Tyrell: Olenna, también conocida como ‘Reina de las Espinas’ es una de las grandes matronas de la historia: Julia Maesa. Julia era de Siria (del sur) y solo visitaba Roma de vez en cuando. Además fue cuñada, tía y abuela de cinco emperadores romanos, varios de los cuales consiguió entronar ella misma. Porque sí, entre la dinastía de los Severos ellos se sentaban en las sillas y ellas manejaban los hilos —Julia Maesa, su hermana Julia Domma y sus hijas, Julia Mamea y Julia Soemia— eran quienes detentaban realmente el poder. Todo un matriarcado encubierto.

La mayor ‘coincidencia’ entre Julia y Olenna es el emperador Heliogábalo: el primer transexual reconocido de la historia. La Reina de las Espinas tiene a su nieto Loras, que es homosexual. No paran ahí las cosas: Heliogábalo subió al trono aupado por Julia Maesa tal y como ‘coloca’ Olenna a Margaery. A la matrona le sale muy mal la jugada puesto que su nieto resulta ser tan cruel, inconsistente, caprichoso y pervertido como Joffrey. Ante las constantes polémicas y transgresiones, Julia decide acabar con la vida de su nieto tal y como lo hace Olenna con el marido de su nieta. Con la muerte del hermano mayor llega el reinado del pequeño, mucho más dócil y manejable… en ambos casos.

Sin parentescos nobles
Sin duda, si hay personajes interesantes y misteriosos en Juego de Tronos son Melisandre, Varys y Meñique. En los dos primeros casos carecen de sangre noble. En el caso del tercero, su familia es menor. Sin parentescos importantes puede que sea más complicado buscar antecedentes históricos. Es en Melisandre donde más personajes de la historia se pueden ver reflejados: por el poder del sexo y la religión podría ser Ana Bolena, la mujer por la que Enrique VIII abandonó a su mujer, Catalina de Aragón, y abrazó la Reforma.

También planea la sombra del vallisoletano Torquemada, confesor de Isabel la Católica y el máximo exponente de la Inquisición en España. Puede que la sacerdotisa roja sea Rasputín, ese misterioso monje que se introdujo e introdujo en la corte de los zares la extravagancia sexual y terminó por controlar a la zarina.
Melisandre es muchos y no es nadie. Es el poder del sexo, es la devoción sin contemplaciones y es uno de los personajes que más parece saber del trasfondo de la saga, pero eso, se verá según avance la historia.

El caso opuesto lo tenemos en Ana Bolena. Ella es el personaje histórico que todo el mundo busca y claro, encuentra por todas partes. Lo más evidente, lo físico, está en Natalie Dormer, la actriz que encarnaba a Ana Bolena en la serie de los Tudor hace lo propio con Margaery Tyrell en Juego de Tronos. A pesar de que algunos ven en Cersei a Ana Bolena por ser acusada de incesto, lo cierto es que es Robert el que recuerda a Enrique VII. Por lo tanto, Margaery sigue siendo la Bolena oficial de la saga. Al lío: En todo este tema Sansa sería Catalina de Aragón y Margaery, Ana Bolena. Sansa es de mayor alcurnia que Margaery, sin embargo, como en el caso histórico las dos se hacen amigas y la segunda acaba por desplazar a la primera como reina. Tanto Ana Bolena como Margery Tyrell consiguen ‘colar’ a su hermano en los asuntos de palacio y aumentar la influencia familiar en la corona.

El Muro y el muro de Adriano
Seguro que es una de las referencias más claras. El conocido Muro de Adriano marcaba el fin del Imperio Romano y de paso frenaba a las tribus bárbaras del norte, sobre todo de los pictos, de lo que hoy es el Reino Unido (más allá de ese muro la actual Escocia). El Muro de hielo tiene unas dimensiones casi inabarcables: 480 kilómetros de largo y 213 metros de alto. Por supuesto, el muro romano no se acerca ni de lejos a estas medidas: 147 kilómetros de largo y 5 metros de alto.

El mapa de Poniente guarda un gran parecido con el de las Islas Británicas y hasta la ubicación del Muro en él es muy parecida. Fuera de sus fronteras todo era considerado salvaje y desconocido.
Otra referencia romana está en uno de los personajes más queridos de la saga (si no el que más): Tyrion. El pequeño de los Lannister podría ser Tiberio Claudio César Augusto Germánico, al que se apartó del poder durante años por sus deformidades físicas. Calígula le hizo senador y llegó a ser emperador en la época en la que Roma conquistó Britannia y el César se descubrió como un gran estratega militar y político muy querido por su pueblo.

El fuego valyrio/griego
Es verde y posee la mayor capacidad destructiva de un arma en Poniente. Arde incluso en el agua, lo que le otorga un poder casi mágico. En la realidad, en imperio bizantino usó, durante años, un arma muy parecida conocida como fuego griego. Esta sustancia química ardía sobre y bajo el agua, fluido que incluso aumentaba su poder y, gracias a él, el imperio de Bizancio consiguió parar, en varias ocasiones, la expansión del Islam. 

Causaba un gran temor entre los enemigos del imperio. Aún hoy, se desconoce su fórmula creada por alquimistas de Alejandría.
Por eso, siempre que se hace referencia a los hechos históricos de Juego de Tronos se compara la batalla de Aguasnegras y el asedio a Desembarco del Rey al que sufrió Constantinopla por parte del Califato.

La Boda Roja y la Cena Negra
Sí, el capítulo más oscuro de Juego de Tronos tiene su fiel reflejo en la historia y no una sino dos veces, según ha reconocido el propio George R. R. Martin. A la primera se la conoció como Cena Negra y estuvo protagonizada por varios clanes escoceses. La familia Douglas estaba ganando demasiado poder en opinión de otras familias así que se invitó a los dos hermanos cabezas del clan a una gran cena en la que estuvo presente hasta el Rey Jacobo II. En ella, se les sirvió una cabeza de toro negro, símbolo de muerte. Allí mismo se les juzgó y se les decapitó. Se cree que fue el propio tío de los hermanos quién los traicionó ya que heredó el clan y consiguió una gran influencia en la corte.
En esa cena se violó una de las leyes no escritas de la Edad Media. Tal y como sucede en Juego de Tronos, después de compartir mesa y mantel con el anfitrión no se les puede traicionar y mucho menos matar.

El segundo hecho histórico que refleja la Boda Roja es la masacre de Glencoe. También sucedió en Escocia, en esta ocasión en el siglo XVII. El clan MacDonald no había jurado lealtad al rey Guillermo de Orange así que los Campbell les invitaron a un gran festín. Cuando todo acabó y estaban durmiendo los mataron. Las mujeres y niños que consiguieron escapar finalmente murieron a la intemperie.

Y una curiosidad. En La Canción de Hielo y Fuego los inviernos y los veranos duran años. Son excepciones, pero en la historia ha habido años sin verano. El más conocido es el de 1816, seguramente porque es el que mejor documentado está.
Por el camino se quedan todavía, toda la familia Greyjoy (los de las Islas del hierro son vikingos), todo lo que se cuece en Dorne (esa cultura mediterráena ‘on-fire’), Los príncipes de la torre, los dothraki son los hunos y los mongoles, Invernalia es Escocia, Valyria es la Antigua Grecia o Roma, los mercenarios como los Titiriteros Sangrientos o la Compañía Dorada recuerdan a las unidades de soldados de fortuna que proliferaron durante la Baja Edad Media y el Renacimiento (Compañías

Libres y Condottieri), los guardianes del Muro se parecen a los Templarios, Las Ciudades Libres podrían ser la Italia del Renacimiento, los Inmaculados recuerdan a los espartanos, criados desde niños para la guerra, aunque también podrían tener su reflejo en los mamelucos, por ser esclavos. … y así.

Fuente:M. E. GARCÍA | VALLADOLID

Distributed ByMy Blogger Themes|Designed ByBloggerMotion

Top