Header AD

Los Templarios producían uno de los mejores vinos

Una visita a la región de la República Checa Moravia produce una experiencia bastante diferente de lo que encontrarás entre las multitudes de turistas de Praga. De hecho, un viaje a través de la región se caracteriza como un viaje por carretera al estilo Napa, usted pasará a viñedos y castillos, y puede dejar el camino para explorar las antiguas bodegas de bodegas independientes.

Los viajeros en busca de un recuerdo verdaderamente único y auténtico definitivamente debe hacer planes para visitar Templářské sklepy Čejkovice, una bodega establecida por los Caballeros Templarios en el siglo 13,Sí, leyó usted bien, los Caballeros Templarios producían uno de los mejores vinos.
Nada de extrañar. El cultivo de la vid en esta región tiene una larga tradición que se debe a la Orden de los Templarios. La primera mención escrita sobre la presencia de estos caballeros misteriosos en Čejkovice data del año 1248.
Los templarios construyeron en Čejkovice una fortaleza medieval y seguidamente empezaron a cavar una extensa red de sótanos. Para la época de entonces tenían un tamaño realmente grande. Se mantuvieron conservados durante siglos y posteriormente fueron ampliados por los jesuitas que residían en Čejkovice desde el año 1623.
¿Pero por qué se instalaron los templarios precisamente en Čejkovice?
Estuvo relacionado con la expansión económica de la orden. Después de terminar las cruzadas en Oriente Próximo los templarios se trasladaron a Europa. Los miembros de la orden eran administradores muy capaces, llevaban libros de contabilidad, sabían calcular intereses, utilizaban pagarés. Todas estas actividades facilitaban su expansión y alrededor del año 1230 su encomienda llegó a Praga. Sin embargo, allí estaba instalada ya la Orden de San Juan del Hospital de Jerusalén.
Hoy conocida como la Orden de Malta. No cantan bien dos gallos en un gallinero.
 Los templarios no permanecieron en Praga mucho tiempo y en 1248 su máximo representante, el comendador, estableció su sede en Čejkovice.
Tuvo quizá también un significado geopolítico porque Čejkovice se halla a 100 kilómetros de Viena. La situación geográfica de la localidad permitía mantener contactos con estirpes reales y con la nobleza. Además se podía cultivar aquí la vid y producir vino, lo cual era muy importante para una orden cristiana que necesitaba vino para oficiar las misas.
La presencia de los templarios significó un verdadero bienestar para la región. Los habitantes no conocían lo que eran las hambrunas ni otros desastres que golpeaban a la Europa medieval.
Los templarios velaban por la seguridad de los mercados y los caminos comerciales. Apoyaban la venta de productos de artesanía en Moravia del Sur. Cuidaban de la cosecha y el almacenamiento del trigo, con lo cual solucionaron los problemas relacionados con la alimentación. Y destacaban especialmente en el campo financiero.
El templario más conocido de Moravia y Bohemia fue el comendador Ekko, que vivió en Čejkovice en las postrimerías del siglo XIII. Hoy lleva su nombre una serie especial de vinos fabricados de las mejores uvas.
El vino Komtur Ekko se vende en botellas en cuyo cuello está acuñada la cruz de la Orden de los Templarios.
Este símbolo histórico aparece también en el marbete de las 80 variedades de vino que produce la cooperativa “Bodegas Templarias”. Se trata de una marca protegida, registrada tanto en la Unión Europea como en el ultramar.
Commandaria, el vino de los Templarios
Se afirma que el Commandaria es el vino elaborado de los Caballeros Templarios en La Grande Commanderie de Chipre, y por esto reclama el título de vino individual más antiguo aún en producción. El Commandaria se hace con dos uvas indígenas, la Xynisteri blanca y la Mavro tinta, un antecesor de la Négrette.
Vin santo, el distintivo vino del desierto de la isla de Santorini, se hace con uva Assyrtiko elegida, prensada tras unos pocos días de secado al sol. Entonces se deja envejecer en barril varios años, y su capacidad para envejecer se mide en décadas.
Algunas variedades de los vinos dulces más afamados de la isla de Samos se hacen también con uva Muscat Blanc à Petits Grains secada al sol.
Los Templarios producían uno de los mejores vinos Los Templarios producían uno de los mejores vinos Reviewed by Los Últimos Templarios on martes, diciembre 20, 2011 Rating: 5

No hay comentarios

Sus comentarios y sugerencias son bienvenidos.

Post AD