Header AD

La Regla de Los Caballeros Templarios

Admisión de un novicio a los votos
de la Orden del Temple.
En 1128, en el Concilio de Troyes, en Champaña, Francia, los caballeros templarios fueron reconocidos por san Bernando de Claraval, quedando garantizada su "Regla de Caballeros Templarios”. La regla les otorgaba autonomía legal, y gracias a ella, en adelante solo tendrían que responder de sus actos ante el papa y ante Dios.

El papa concedió su aprobación oficial a la orden en el 1139, en su encíclica Omne datum optimum . Desde ese momento y en el futuro, los caballeros recibieron tierras, castillos y apoyo de reyes, príncipes y otros nobles, y no solo de Francia, sino en toda la Europa cristianizada.
Una vez formulado los votos de castidad, pobreza y dedicación altruista, la vida monástica de los caballeros templarios quedaba sometida a una rigida disciplina. Cada uno de los aspectos de sus vidas estaba regulado por los principios de las regla cistercienses.

Por ejemplo, los caballeros templarios tenían que llevar el cabello corto y debían dejarse la barba. Vestían un sencillo hábito que bien podía ser blanco (en el caso de los caballeros para simbolizar la pureza) o castaño (para los hermanos).
Posteriormente se incluyeron nuevas regulaciones. Por ejemplo en el 1146 el papa Eugenio decreto que los caballeros templarios deberían llevar una cruz roja en la parte izquierda del pecho. También deberían llevar un cordón en la cintura, en recuerdo de su voto de castidad.
La Regla de Los Caballeros Templarios La Regla de Los Caballeros Templarios Reviewed by Los Últimos Templarios on sábado, diciembre 10, 2011 Rating: 5

No hay comentarios

Sus comentarios y sugerencias son bienvenidos.

Post AD