Header AD

Las "fake news" que acabaron con los Templarios


Tanto en Facebook como en Twitter ha crecido dramáticamente la modalidad de publicar noticias falsas. Las noticias falsas o mejor conocida como"fake news" es un problema grave que algunos medios lo utilizan para manipular al público. El valor decreciente de la verdad puede definir un fenómeno particularmente moderno.

Las fake news se emiten con la intención de inducir a error, manipular decisiones personales, desprestigiar o enaltecer a una institución, entidad o persona con el propósito de obtener ganancias económicas o crédito político. Tienen relación con la propaganda y la pos-verdad. Las fake news, al presentar hechos falsos como si fueran reales, son consideradas una amenaza a la credibilidad de los medios serios y los periodistas profesionales. La difusión de noticias falsas con el objeto de influir en las conductas de una comunidad tiene antecedentes desde la antigüedad, pero dado que su alcance está relacionado directamente con los medios de reproducción de información propios de cada etapa histórica, su área y velocidad de propagación resultaba escasa en las etapas históricas previas a la aparición de los medios de comunicación de hoy.

Pero las fake news no son un invento de la era digital, comenzó precisamente hace 710 años, al amanecer del viernes 13 de octubre de 1307, en el reino de Francia. Ese día, los agentes del gobierno se abalanzaron sobre todas las propiedades pertenecientes a los Caballeros Templarios, arrestaron a sus miembros bajo cargos falsos y comenzaron un proceso de interrogatorio, examen público y demolición de reputación que terminó con la disolución de la Orden.

Inicialmente, a los Caballeros Templarios se les encomendó la tarea de defender a los peregrinos que viajaban a Jerusalén, pero con el tiempo ampliaron su papel. Durante los siglos XII y XIII, los templarios desarrollaron un ala militar de élite dedicada a la feroz guerra contra los gobernantes islámicos de Siria, el norte de África y la península Ibérica, respaldada por un vasto y rentable imperio comercial de tierras y propiedades en el que pagaban muy poco o nada de impuestos.

En 1307, sin embargo, las cruzadas iban mal. Las llamadas a la reforma de los Templarios se estaban volviendo comunes. La popularidad de la orden estaba disminuyendo gracias a que habían adquirido un enemigo político calculador en la persona del rey Felipe IV de Francia, que deseaba eliminar a los templarios y apropiarse de sus riquezas como un medio para equilibrar su problemático déficit presupuestario.

Los métodos utilizados para derrocar a los Templarios fueron escalofriantes y eficientes. Antes de los arrestos del viernes 13, los ministros del rey habían pasado más de un año entrevistando a templarios descontentos y compilando un pequeño, cuestionable y aberrante expediente de supuestas fechorías. A los Templarios se les acusó de haber escupido en la cruz, negado a Cristo, sodomía y la adoración de ídolos falsos.

Durante varios años, estas noticias falsas o "fake news" medievales se repitió una y otra vez, su volumen y frecuencia compensaban el hecho de que era una mentira, hasta que en 1312 un concilio de la Iglesia llegó a la conclusión de que el nombre de los Templarios había sido tan ennegrecido que los miembros de la orden deberían ser retirados por la fuerza.

La primera razón dada por la orden papal para disolver a los Templarios fue el hecho mismo de "infamia, sospecha, insinuación ruidosa". Los caballeros se vieron de pronto arrastrados por una ráfaga de aire caliente: las confesiones obtenidas mediante tortura se usaron para respaldar una campaña implacable de falsedad simple y repetitiva.


Las "fake news" que acabaron con los Templarios Las "fake news" que acabaron con los Templarios Reviewed by Jesús Arce on lunes, marzo 05, 2018 Rating: 5

1 comentario

Sus comentarios y sugerencias son bienvenidos.

Post AD