Header AD

La vida de una muchacha medieval

Las muchachas aprendían las tareas de la casa en el castillo: a tejer, coser y bordar y a cuidar y curar enfermos.
En los tiempos primitivos, su vida era muy simple. La propia señora del castillo tenía un solo vestido, que solía heredar de su madre o legar a su propia hija.
Los vecinos vivían muy lejos, y la vida del castillo era penosa y aburrida. Pero con el transcurso de los siglos, la vida se volvía cada vez más elegante; el gran salón, con su vasto hogar, sus suntuosos cortinajes y su galería para los trovadores presenciaba cada vez más alegría y mayores pasatiempos. Las mujeres eran más respetadas, y las modas cambiaban casi tan a menudo como hoy.
La vida de una muchacha medieval La vida de una muchacha medieval Reviewed by Jesús Arce on lunes, junio 08, 2015 Rating: 5

No hay comentarios

Sus comentarios y sugerencias son bienvenidos.

Post AD