Header AD

¿Hubo algún Papa guerrero?

Conocido como “el Terrible” por su extraordinaria fuerza física y su feroz carácter, Julio II, cuyo nombre seglar era Giuliano della Rovere, fue un verdadero papa militar. Nacido en 1443, tuvo tres hijos antes de ser nombrado Sumo Pontífice en 1503. Durante sus diez años de papado (murió en 1513) se mostró como un hombre de acción preocupado fundamentalmente por los asuntos temporales, y en numerosas ocasiones combatió junto a sus tropas armado hasta los dientes. Dispuesto a hacer de la Santa Sede la primera potencia de la península italiana, Julio II sometió Rimini, Perugia y Bolonia, antes de formar la Liga Santa con Venecia, España e Inglaterra contra Luis XII de Francia. Gran mecenas de las artes, tras encargar a Miguel Ángel una estatua, le exigió que lo retratara con una espada en la mano, y no con un libro como había proyectado el artista.

Trató de recuperar la independencia política de la Santa Sede mediante una activa diplomacia, que le llevó a entrar de lleno en el complejo juego político y militar por el control de Italia. Tras apartar a César Borgia, se unió a la Liga de Cambrai en 1508, junto a Francia, el Imperio Alemán, Mantua, Ferrara y España, para apoderarse de los territorios de Venecia. La victoria concluyente en la batalla de Agnadello le hizo ver que la mayor favorecida era Francia, lo cual deshacía el equilibrio de manera peligrosa, por lo que no dudó en aliarse a Fernando el Católico, Maximiliano de Habsburgo, Suiza y la misma Venecia para atacar a los franceses, a los cuales derrotaron en la batalla de Ravena, y los expulsaron, temporalmente, del Milanesado. Como la mayoría de los papas del Renacimiento, fue un mecenas de las artes y protegió a Miguel Ángel, Bramante y Rafael.

Conquista de Navarra y muerte
Tumba de Julio II
Julio II tuvo la oportunidad de agradecer a Fernando el Católico la ayuda prestada para expulsar de Italia a los franceses. La corona de Navarra estaba en 1512 en posesión de Catalina de Foix, casada con Juan III de Albret. Su identificación con la causa francesa en el enfrentamiento con el pontificado y la alianza que mantuvieron con Luis XII fue una excusa para que Fernando, Regente de Castilla, con el pretexto de que los monarcas navarros fomentaban las doctrinas albigenses, obtuviera del papa una bula, la Pastor Ille Caelestis. En esta bula se excomulgaba de forma genérica a los aliados del rey francés. Posteriormente en una segunda bula, en 1513, denominada Exigit Contumacium, la casa de Albret quedaba desposeída de su reino y se liberaba a los súbditos navarros del juramento de fidelidad a sus reyes, quedando el reino a merced de quien lo tomara primero. Fernando se apresuró invadir con un ejército castellano al mando de Fadrique Álvarez de Toledo, II duque de Alba, que ocupó el Reino de Navarra en dos meses. En 1515 por acuerdo de las Cortes de Burgos, sin navarros presentes, quedó incorporada a Castilla, aunque las contraofensivas militares continuaron durante varios años más. Finalmente, ya con Carlos I, se renunció a la Baja Navarra debido a que este territorio no se consiguió controlar por España. Neutralizado el poder militar de Luis XII quedaban por contrarrestar las posibles secuelas del concilio de Pisa. Para barrerlas por completo, no sin antes haber excomulgado a los cardenales asistentes al falso sínodo, convocó el V Concilio de Letrán en 1512. Cavilaba ahora el pontífice cómo arrojar del suelo italiano a los españoles que se estaban convirtiendo en sus nuevos amos. Buscaba un salida al círculo vicioso en el que se veía inmerso desde que pretendió imponer su autoridad sobre Venecia, y que le arrastraba a caer en manos de una potencia extranjera para librarse de otra a la que se había entregado previamente por la misma razón. Julio II muere en febrero de 1513 sin haber podido solucionar este problema. Las profecías de San Malaquías se refieren a este papa como Fructus Jovis juvabit (El fruto de Júpiter agradará), cita que hace referencia a que en su escudo de armas aparece un roble, el árbol de Júpiter.
¿Hubo algún Papa guerrero? ¿Hubo algún Papa guerrero?  Reviewed by Los Últimos Templarios on sábado, enero 12, 2013 Rating: 5

No hay comentarios

Sus comentarios y sugerencias son bienvenidos.

Post AD